Desde hace muchos años Casa Centinela mantiene una tradición, la de hacer un tequila orgulloso de sus raíces e historia. Y hablo de uno en específico que es mezclable de nacimiento. El tequila blanco.
Tequila reposado, sus dorados cristalinos hablan del tiempo y cuidado que se llevan, desde la jima hasta su destilación en la cava más grande del mundo, la de Casa Centinela.
Si las barricas hablaran, nos contarían del encanto que llevan en sus paredes de madera de roble y del secreto que las lleva a reposar durante dos años al tequila color ámbar, Tequila Centinela añejo.
Su nombre de pila es Centinela 3 años. El reposado más viejo de todos que tiene un carácter de premium mayor. Es un tequila para los grandes y los amantes del destilado de agave , para los amantes de un extra añejo.
FAMILIA CENTINELA



 

Las historias se enriquecen a través de los años y trascienden por los hechos que cambian el rumbo de la humanidad. La historia de Centinela data del año 1890, cuando se comenzó a destilar tequila en la región de los Altos, Jalisco.


La primer fábrica de tequila con este destilado nació en 1904, Tequila Centinela, desde este año la Gran Familia Centinela, es orgullosa conservadora de los procesos que se realizan desde antaño. Cada parte del proceso que encamina al buen tequila, es cuidado por cada miembro que participa en el desarrollo del producto final.

Es la casa tequilera con la cava más grande del mundo, donde se albergan 56 mil barricas de roble blanco americano.

En Casa Centinela permanece el espíritu que desde hace años, Don Pepe, el fundador de esta gran familia, introdujo a todo el equipo de trabajo que forma parte de esta tradición tequilera. Porque una familia se construye con bases sólidas, es así como se erige la Gran Familia Centinela.

 

 

BÚSQUEDA
Campaña
Casa Centinela
El Proceso